martes, 13 de diciembre de 2011

Instante.


Un jueves de mayo  me cuestioné el espacio que ocupabas en mis silencios en diciembre. Olvidé que esos meses, no son nombrados arbitrariamente, y mucho menos, que no sos un espacio. Buscando una respuesta me pregunte que sos, que fuiste.
Genealógicamente soy tu consecuencia, psicológicamente sos mi padecimiento, físicamente soy tu imagen, o por lo menos eso dicen.
Obligue a mi memoria a recodar cosas inventadas, comprendiendo recién hoy que solo la brisa me trae tu melodía, que solo el sol me acerca a tu voz, que las nubes muestran tus movimientos y que la manera de sentirte es emitiendo cada paso, cada latido.
Pasé por todas las etapas como el agua, fue sólida varios años, demostrando creer ser una piedra, respondiendo con justificaciones simples olvidando que no existe el ser humano “SIMPLE”. Claro, era una marcada resistencia, una cápsula contra un cambio, una negación a la falta. Adopte forma de hielo, no conociendo una lágrima. Cansada de buscar la dureza, pude caer, resbalar, patinar, llorar, gritar en silencio, desplazar, como un líquido que intenta ser tocado. Era un problema poder vomitar las sensaciones ocultadas, era prohibido imponerse frente a un mandato, era absurdo querer escapar. Fue más fuerte la presión de un nuevo lugar, de otra vereda. Finalmente me sentí gaseosa, como el agua de nuevo, sentí un fuego creado por mis sentidos, pude adoptar la forma y el volumen al nuevo recipiente, supe que todas las burbujas  traían aire liviano, sin cargas, sin peso. 

Hoy te traería de un flechazo mágico, mirándote y rogando que el tiempo deje de llamarse tiempo, que cada reloj deje contar, que tus palabras sean eternas. Te pediría que me hables, no importa de qué, solo me detendría en tus labios y mis oídos  tratando de memorizar casa sonido de tu voz, te miraría para corroborar que tan parecidas somos.
Las cosas pasan porque tienen que pasar, populismo urbano, pero hay días en que no me imagino en otra vida con vos, suena egoísta y hasta me da escalofríos pensarlo, creo que es miedo a nombrarte, a  llegar y verte, a llamar por teléfono y escuchar te, a mirarte en fotos.

Nos desconectamos hace algunos años, muchos cronológicamente, pero nunca nos vamos a encontrar porque siempre estuvimos juntas. 

En cada estrella respiras, en mi mirada vivís.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Lo necesito otra vez.

Hoy me levante sin dar el paso inicial
Buscando la respuesta a preguntas absurdas
Mirándote  una vez más
Pidiendo a gritos callados que tu mirada sea la de siempre
Pensando que no haya  otra sensación tan pura
¿Qué hacer cuando no adelantas más mis pensamientos?
No quiero un silencio inexplicable cuando faltan las palabras
No quiero un llamado obligado ni una pregunta rígida
No quiero  un saludo de rutina, ni un beso repetido, ni una caricia ensayada.
Podría correr.
Prefiero caminar al punto de partida
Y recordar.
Quiero que no exista un pero
Quiero un sé que me ama, punto
Perfección es su amor
Con la imperfección del amor
Pero no en sus sentimientos
Nunca supe responder a mis consejos
No respeto los tiempos
Un sentimiento me guía de noche
Una ilusión respiro.


Aclaración: Cinco líneas son de la voz más dulce que conozco, las tomé prestadas de su espontaneidad,
de su reto incondicional, de su casa lejana, de su abrazo puro, de su risa inconfundible.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Utopía.


Cuándo el ritmo de respiración, en la mayor excitación, logre que la ambivalencia sea de una vez por todas placentera, buscaré el deseo de sabor  prohibido que recae en cada pestañeo acelerado, en cada roce continuo y en cada paso equivocado. Sentiré que los cuerpos se unen en un lazo único e infinito encontrando perfección en cada engranaje. Creeré que eso de las almas existe y rezaré para que la sensación de conexión dure un poco más que el sonido del mar. Justificaré la existencia inventada de la necesidad satisfaciéndola en cada llamado. Trataré de recordar las moralejas absurdas de discursos familiares evocando en dicho recuerdo la negación al consejo. Disimularé que los espacios nunca existieron marcando la distancia en casa susurro. Lloraré de risa al darme cuenta que el espejo nunca devuelve la imagen que uno espera encontrar. Cuestionaré que el fin no solo no justifica los medios, sino que es puramente una abstracción.  Sobre todo convocaré a la dudad cuando nuestros encuentros sean puramente concretos creyendo que la inestabilidad disimula la entrega total. No reiré cuando sepa que existe una necesidad humana de catalogar relaciones, si gritaré cuando sienta el retorno de lo que una vez aleje. Inventaré que los sentidos no siempre perciben objetivamente solo para excusarme, engañando cualquier ubicación mental. Conoceré a la verdad en persona y la invitaré a dormir en mis sueños esquivando la construcción de lo efímero. Tocaré cada una de tus grietas buscándole el sentido a la vulnerabilidad que despierta conmigo cada mañana, cada sol. Leeré los carteles de las calles como cualquier persona buscando las relaciones de casualidad que motivan tristemente. Me enojaré con el sentido común solo por el hecho de ser convocado colectivamente. 


Entenderé que las mariposas combinan color, movimiento, forma y velocidad en  una milésima de segundo sin importar el antes y después, finalmente, dormiré con los dedos cruzados soñando ser una de ellas.

domingo, 30 de octubre de 2011

Repetición en actos.

La música suele llevarse muy bien con el silencio frecuente que inunda mi habitación, cada melodía decora los espacios rígidos que solías regalar. Un sonido bastaba para despertar la ilusa excitación, la cual resonaba como un eco infinito.

Mañanas, tardes, noches no mostraban la flexibilización que quería encontrar. ¿Cómo no darme cuenta que la atracción de los opuestos no existe?  ¿Qué la sintaxis que usabas para hablarme era con fecha de vencimiento?

Cada momento de las tantas representaciones internas, los guardé como gotas de lluvia imposible de mostrarlas. ¿Nunca las viste? Las palabras cruzadas el primer instante que nuestra mirada fue una, como el rayo más amarillo del sol, impedían el advenimiento de las gotas.

La representación externa, la dejo en los besos y en las risas.


Suena a desamor. Des- Amor. Construcción contraria creada para la explicación de lo absurdo, creada cuando la perplejidad adopta forma humana.


Una sonrisa recurrente me aparece cuando cierro los ojos y deseo muy fuerte algo.

sábado, 29 de octubre de 2011

Explicación simple de la contrariedad.


La ambivalencia es la condición que se presta a dos interpretaciones contrarias, también llamada un desequilibrio de dos emociones juntas en un mismo estado de ánimo.
Para ejemplificar esa palabra, la cual, carece de mi amabilidad vayamos a la palabra veneno.
¿Por qué veneno? El veneno es cualquier sustancia dañina, ya sea sólida, líquida o gaseosa, que puede producir una enfermedad, lesión, o que altera las funciones del sistema digestivo y reproductor cuando entra en contacto con un ser vivo, incluso provocando la muerte. Los venenos son sustancias que desencadenan o inhiben una reacción química.
Partiendo de la contrariedad (principio filosófico) para nosotros sería todo lo contrario.
Causante de nuestro ser, inicio de nuestra reproducción, productor de vida. No altera el sistema al estar en contacto con otro ser vivo, o mejor dicho, si lo altera, elevándolo al placer.
Punto de coincidencia: desencadena una reacción química, sería como un juego entre tensión y relajación producto de la descarga de veneno.

Como dice la canción…”no hay cura ni remedio que te haga ver mejor...”

Más allá de un juego de palabras, veneno nació hace unos meses (ya un año) por la vulgaridad amistosa y el humor compartido. 

Sí, veneno not dead.

domingo, 23 de octubre de 2011

Breve introducción post-noche

Cuando amaneces, el peso de todas las cervezas del mundo y la densidad de las nubes caen justo arriba de tus pestañas y después de media hora de silenciar la murga de tus tímpanos te decís a vos mismo - "Basta, no tomo más..."


Ahí mismo te imaginas a tu amigo diciendo "te grabaría hijo de puta..." y lo que dijiste anteriormente se vuelve una falacia del tamaño de una milanesa de los gallegos(entera)...


Sin más metas en la vida que encontrar una daga bien afilada y con tu nombre en el mango para terminar tu sufrimiento tres elementos se materializan en la escena para que tu cerebro reciba un electroshock de vida:


1- Cocacola bien fria, un vaso ENORME (Si tiene hielo es un PLUS, como cuando eras chico y el juguetito del Kinder se podía armar y no era un choto rompecabezas o un enanito con una regadera de mierda)


2- Doble cuarto de libra con queso y las papas bien doradas y calientes...


3- S-I-L-E-N-C-I-O...




Poco a poco volvemos a la vida... paso a paso...Nunca de golpe, nos haría muy mal...


El primer auto que escuchamos pasar por la calle, algún pajarito perdido que alegremente no se tomó la vida anoche vuela con gracia cantando una de los redondos,el comentario de la señora que vive a la vuelta de casa que nunca supe su nombre pero tiene una extraña manera de combinar polleras con camisas y chinelas de muchos colores...


Nunca de golpe...


Siempre regulando cada movimiento, cada vuelta en la cama, cada percepción...






Nunca de golpe...




"Buenas tardes, para todos los que nos acaban de sintonizar les comentamos que tenemos un día hermoso, 20 grados de temperatura y los saludamos con ésta hermosa canción de David Bisbal..." (MANOTAZO AL DIAL DE LA RADIO)


Y en tu cabeza empiezan a florecer los frutos de la lucidez... Nunca de golpe...




Nunca de golpe...

sábado, 22 de octubre de 2011

Número uno.



Desde tu dulce voz hasta el grito agudo de un recién nacido. Pasando por todos los estados emocionales, recorriendo las páginas de libros perdidos, buscando en los viejos cajones explicaciones absurdas. De esa manera apareciste y de la existencia de la contrariedad desapareciste.
Fue bueno el pasaje, fue muy malo el momento.

Hoy, ya no te buscó en canciones.